Cada día vemos en televisión cientos de anuncios de diferentes productos: unos se basan en el humor, otros en la emoción, otros en la funcionalidad del producto o los testimonios… pero si algo tienen en común todos ellos es que su historia comienza por un mismo paso: la elaboración de su guión.

Para crear el guión de un anuncio publicitario es necesario seguir una serie de pasos estándar:

  • Lo primero consiste en analizar el producto o servicio que vamos a anunciar y, a raíz de ello, pensar en el tono que vamos a dar a la campaña: humorística, emotiva, informativa… algo que vendrá determinado por el mensaje que queramos transmitir al público y que nos dará varias ideas sobre las que centrar el spot.
  • A continuación, una vez hayamos elegido la idea central de la campaña, el siguiente paso consiste en pensar la historia a través de la que se se planteará esa idea. En este punto se pensará en el escenario en el que se desarrollará la historia, los personajes protagonistas… Se trata de lo conocido como ‘guión literario‘.
  • Ya tenemos la idea y la historia. Ahora toca escribir con detalle los diálogos a través de los que desarrollará la historia divididos en distintas escenas y distintos planos, así como la música de fondo y los efectos. Esto es el ‘guión técnico‘.

Cuando tengamos estos tres pasos es necesario examinar con minuciosidad todo el guión para comprobar su eficacia. Ello puede determinarse si comprobamos que el spot responde a preguntas como:

  • ¿Es creíble, convincente y persuasiva la campaña?
  • ¿Expresa las ventajas del producto o servicio?
  • ¿Es fácil de entender?
  • ¿Es fácil de recordar?
  • ¿Logra los objetivos previstos?
  • ¿Se dirige al público que habíamos pensado?

Por último, otros elementos que deben cuidarse durante la elaboración de un guión publicitario son los siguientes:

  • Siempre es importante revisar los textos y diálogos del guión para ver si es coherente y transmite correctamente el mensaje. Los textos confusos no ayudan al público a entender la idea.
  • La duración del anuncio no será demasiado larga o el usuario puede perder el interés. Lo ideal se sitúa en torno a los 20 y 30 segundos.
  • Para exponer y analizar mejor el spot puede realizarse una serie de ilustraciones que, de forma visual, nos ayuden a ver que todo está correcto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.